Agile: responde con eficiencia en cualquier entorno

Hablamos con Christian A. Estay sobre la metodología Agile y el curso “Fundamentos de Gestión ágil de proyectos”


¿Qué es una empresa Agile?

Una empresa Agile —o empresa Ágil— es aquella que ya ha adaptado su proceso para responder con eficiencia a entornos en los cuales no conoce su comportamiento, a entornos a los que no está preparada o necesita reaccionar de una manera distinta. Además, una empresa Agile es una empresa que está preparada para la adaptación. Y no solamente de sus procesos, también con equipos y las personas preparadas para responder de una manera —tal y como indica la palabra— ágil. Agile significa, por un lado, que es eficiente; sin embargo, por otro lado, también que es adaptable. 

¿Cómo se gestiona un proyecto a través de Agile? 

Un proyecto, a través de las herramientas y del enfoque que provee Agile, se gestiona de una manera muy flexible y muy adaptativa, pero al mismo tiempo está muy enfocada al producto. Si bien muchas veces no se sabe exactamente cuál es el resultado esperado, lo que permite Agile es definirlo rápidamente. Porque Agile es una herramienta, un enfoque y un conjunto de instrumentos que permite especificar resultados, que operan en entornos inciertos. Resultados que, por lo mismo, son desconocidos o inciertos. Es posible que una empresa u organización, sea pública o privada, no tenga todavía una respuesta estructurada. Entonces Agile, como enfoque, permite definir rápidamente cómo encontrar la respuesta y provee también herramientas para que esa respuesta se concrete. Agile ha evolucionado un poco. Ha pasado de un enfoque muy amplio —más concentrado en el “qué” en vez de en el “cómo”—, a enfocarse cada vez más en el “cómo”. Ahora se especifica muchísimo cómo debería ser el producto, y eso da directrices de forma inmediata a un proyecto. Cuando Agile se utiliza de forma integral, ayuda mucho también a los proyectos de innovación y a los proyectos de transformación digital. 

“Una empresa Agile es aquella que ya ha adaptado su proceso para responder con eficiencia a entornos en los cuales no conoce su comportamiento, a entornos a los que no está preparada o necesita reaccionar de una manera distinta”

¿Cómo se puede evaluar el estado de aplicación de Agile en una empresa? 

Se puede evaluar con indicadores muy concretos. Por ejemplo, con el aumento de la satisfacción del usuario, con el hecho de que el tiempo de respuesta sea más breve, o con el aumento del valor. El aumento del valor se mide en función de cuánto puede aumentar tu facturación y/o se combina con el hecho de que tus equipos comerciales están más satisfechos con el nivel de ventas. Y también, obviamente, porque realizar los proyectos puede tardar menos. Aunque no sea así, igualmente el nivel de resultados está más bien considerado por el cliente. 

¿Cómo se puede crear un plan de implantación o de evolución de la metodología Agile en la empresa? 

Agile se puede implantar en una empresa de varias maneras. Lo primero que debemos tener claro es que la alta dirección debe conocer y estar muy comprometida con este cambio que se va a introducir. La dirección debe, en primer lugar, estar enfocada en que va a haber cambios en la manera de hacer las cosas; en segundo lugar, debe conocer muy bien Agile; y, finalmente, debe apoyarse en profesionales, sean internos, externos o equipos coordinados que permitan ir generando prácticas Agile dentro de la organización, alineadas con las prácticas de la misma empresa. Sin que eso implique detener lo que significa Agile... Porque Agile, como hemos dicho, significa adaptabilidad, flexibilidad, fluidez. A muchas organizaciones eso a veces les cuesta. Así pues, el plan de implementación implica, en primer lugar, poner estas prácticas en acción y, luego, preparar el cambio. 

¿Cuántos recursos y cuánto tiempo son necesarios para implantar una metodología Agile? 

Depende mucho de la organización. Y del nivel de alcance al que se le quiere dar a Agile dentro de la organización. No existe un parámetro o un patrón, pero sí que se ha observado muchos casos —en pequeñas y medianas empresas— en que, aproximadamente en seis meses, se puede tener un enfoque Agile desplegado, con proyectos Agile empezados. A una organización más grande, que quiera desplegarlo de un modo mucho más extenso, puede tomarle un año. Sin embargo, cuando decimos un año no significa que se haga dentro de un año... Los planes de implementación o de desarrollo de Agile son paulatinos, es decir, con un enfoque muy orientado al win win. Es muy importante que cada dos o tres meses se vayan obteniendo resultados y que se vaya formando a gente. Y en cuanto a los recursos, participa mucho recursos humanos, hay también la parte financiera por el tema de indicadores, equipos técnicos, el cliente se implica muchísimo también y permite trabajar con los equipos comerciales de venta y marketing para tener la cercanía con el mercado, los consumidores y los compradores.  

“La dirección debe, en primer lugar, estar enfocada en que va a haber cambios en la manera de hacer las cosas; en segundo lugar, debe conocer muy bien Agile; y, finalmente, debe apoyarse en profesionales, sean internos, externos o equipos coordinados que permitan ir generando prácticas Agile dentro de la organización, alineadas con las prácticas de la misma empresa”

¿Cómo puede ONLEAN ayudar a la implementación de Agile? 

ONLEAN significa “on Lean”, es decir, “ponte a hacer Lean”. Agile es la herramienta que te va a permitir construir eso rápidamente. Dentro del curso hay una explicación sobre cómo aplicar la herramienta informática Trello, que actúa como una herramienta de Kanban para la gestión ágil de proyectos. 

¿En qué consiste el curso “Fundamentos de Gestión ágil de proyectos” y qué aporta al alumnado?

El curso está muy orientado a la gestión ágil de proyectos y también introduce herramientas para gestionar proyectos ágiles. Es un curso que permite a una persona —con o sin conocimientos de Agile, o de alguna de sus herramientas, como Scrum, Kanban, o incluso de alguna otra herramienta, del tipo XP o Extreme Programming— conocer rápidamente las principales prácticas Agile. Saber cómo ponerlas en práctica, de manera organizada y con un enfoque de gestión de proyectos, siguiendo el estándar PMBOK. También permite este curso aplicarlo en casos reales, a través de herramientas como Scrum y Kanban. ¿Y qué aporta el curso al alumnado? Al que no conoce el tema, le aporta prácticas para poner inmediatamente en acción el Agile en su organización, en su departamento o en su empresa, sea pública o privada. Y si es una persona que ya tiene algo de experiencia, este curso le va a permitir conocer las últimas prácticas, es decir, las más recientes. Además, también podrá consolidar el conocimiento que obtiene. 

“Los planes de implementación o de desarrollo de Agile son paulatinos, es decir, con un enfoque muy orientado al win win

¿Cómo está estructurado este curso? 

El curso se estructura en tres grandes unidades. La primera unidad explica lo que es el paradigma Agile, cuáles son sus orígenes, su relación con el concepto de agilidad y agilismo, por qué y cuándo se necesita Agile, dónde se debe aplicar y cuáles son sus principales componentes. Por ejemplo, uno de los componentes principales es la herramienta Kanban. También hay los conceptos de servicio y conceptos como cultura y servicio. El segundo módulo está orientado al despliegue de Agile, relacionado con la gestión de proyectos; de ese modo, permite saber cuándo aplicar Agile, cuál es el nivel de madurez que tiene tu organización para introducir Agile y preparar el cambio. Y también elementos relacionados con la gestión de proyectos, para mejorar el trabajo de Agile y ver cómo Agile mejora la gestión de proyectos. El tercer módulo ya es entrar en el dominio de la herramienta Scrum, revisar el Lean Startup, el XP y ver la relación de Agile con los proyectos de innovación. 

¿Para quién va dirigido este curso?

El curso está dirigido a personas que no conozcan Agile y que deseen conocer sus principales prácticas; también puede ser una persona que vaya a trabajar directamente en un equipo Agile; o puede ser un directivo que necesite conocer este enfoque pero que no vaya a aplicarlo; pueden también ser alumnos los profesionales del área de proyectos o de la oficina de proyectos; directivos; empresarios; emprendedores que necesiten gestionar su negocio de manera ágil; responsables de liderar temas de agilidad, porque desde la organización les encargan esta tarea; iniciadores de Agile, que se llaman beginners, y que a lo mejor son parte de estructuras de Agile y se ven involucrados; y, finalmente, practicantes de Agile que necesiten ir un paso más allá en la formalización de Agile, especialmente en lo que es la gestión ágil de proyectos.   

“El curso ‘Fundamentos de Gestión ágil de proyectos’ permite a una persona —con o sin conocimientos de Agile, o de alguna de sus herramientas, como Scrum, Kanban, o incluso de alguna otra herramienta, del tipo XP o Extreme Programming— conocer rápidamente las principales prácticas Agile”


Artículos relacionados